AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar el funcionamiento y experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¡Deliciosa tarta fría para compartir!

Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Volver a Sweet Life

Tarta fría en forma de cúpula

Anaísa López Entre 30 minutos y 1 hora Dificultad: Fácil


Últimamente hemos visto muchísimo este tipo de tartas en internet, y hoy quiero enseñaros una forma de hacerlas que no sólo es deliciosa, sino también súper sencilla con cosas que tenemos en casa y sin necesidad de comprar moldes costosos que usaremos muy poco.


Eso sí, antes de comenzar tengo que hablaros de que no sólo es una tarta súper fácil de hacer, también es locamente deliciosa!. Usaremos las Valencianas de Dulcesol junto con una crema hecha a base de queso mascarpone y nata montada, rellena con mermelada de albaricoque.

Adoro con pasión la combinación ligeramente ácida de la mermelada de albaricoque con el sabor dulcito de la crema de mascarpone (que además, se hace en un momentillo) y estoy segura que os va a encantar también. Si lo prefieren, podéis cambiar el sabor de la mermelada por otra: fresa, frambuesas, piña; podrían también hacer una combinación de sabores o agregar pedacitos de fruta fresca como fresas, melocotones o kiwi en el relleno. De cualquier forma, os quedará deliciosa e impresionarán a más de uno con esta forma tan original.

 



Antes de comenzar con la preparación necesitáis preparar vuestro “molde”: un bowl de cocina!; si, de los que usamos para mezclar y que casi todos tenemos. Puede ser de cualquier material. Lo que debemos hacer es cubrir toda la parte interna de este bowl con film transparente, asegurándonos que sobresalga un poco hacia los lados para que luego sea fácil desmoldar la tarta.  Apartamos esto y proseguimos a preparar nuestra crema.


Para hacer la crema necesitáis:

  • 1. 500 ml de nata para montar, bien fría
  • 2. 120 gramos de azúcar glass, tamizada
  • 3. 250 gramos de queso mascarpone

Para prepararla, montar la nata a velocidad alta con la ayuda de una batidora hasta que haya duplicado su tamaño y empiece a tener una contextura más espesa. Agregar el azúcar glass y el queso mascarpone y seguir batiendo hasta tener una crema con fuerza, que se sostiene.

Luego se puede empezar a ensamblar la tarta, para la que se necesitan también:

  • 1. 300 gramos de Magdalenas Valencianas Dulcesol, cortadas a la mitad de forma horizontal
  • 2. 150 gramos de mermelada de albaricoque
  • 3. 75 gramos de fresas, cortadas en forma de lamina

Para armar la tarta solo tendréis que ir colocando capas de Magdalenas, mermelada y crema de la siguiente forma, hasta alcanzar la superficie de vuestro bowl:


Reservar la crema de queso mascarpone restante en la nevera hasta el momento de decorar.

Después, se deberá llevar la preparación a la nevera por al menos 2 horas para que se compacte. Al cabo de este tiempo, sacar de la nevera, colocar un plato de servir encima del bowl, voltearlo y luego levantar el bowl con cuidado. La tarta quedará en el plato de el film y tendréis algo así:


Luego, cubrir con la crema de queso mascarpone restante, decorar con las fresas y servir. Debe mantenerse refrigerada.


Espero que os encante esta idea y esta receta!

Un abrazo,

Anaísa

 

Ingredientes

  • 500 ml de nata para montar, bien fría
  • 120 gramos de azúcar glass, tamizada
  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 300 gramos de Magdalenas Valencianas Dulcesol, cortadas a la mitad de forma horizontal
  • 150 gramos de mermelada de albaricoque
  • 75 gramos de fresas, cortadas en forma de lamina

 

Preparación

Para hacer la crema:

  • Montar la nata a velocidad alta con la ayuda de una batidora hasta que haya duplicado su tamaño y empiece a tener una contextura más espesa.
  • Agregar el azúcar glass
  • Adicionar queso mascarpone
  • Continua batiendo hasta tener una crema con fuerza, que se sostiene.

Para ensamblar la tarta:

  • Montar capas de Magdalenas, mermelada y crema de queso mascarpone hasta alcanzar la superficie de un bowl
  • Reservar la crema de queso mascarpone restante en la nevera hasta el momento de decorar
  • Llevar la preparación a la nevera por al menos 2 horas para que se compacte
  • Sáca la tarta de la nevera, colocale un plato de servir encima del bowl, voltéala y luego levanta el bowl con cuidado.
  • Cubre la tarta con la crema de queso mascarpone restante, decórala con las fresas y esta lista para servir.
  • Se debe mantener refrigerada
Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Cargando...