ç Solettes - Dulcesol
AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar el funcionamiento y experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

¡Dulces esferas rellenas de crema!

Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Volver a Sweet Life

Solettes

Nina's Kitchen Más de 1 hora Dificultad: Difícil

Si hay algún producto de bollería que me gusta especialmente, esos son los Soles o su versión sin agujero los Solettes.  ¡Me encantan!  No es que los coma habitualmente, porque una tiene una edad y hay que cuidar la línea, pero hay días en que no puedo evitar zamparme uno.

Aunque es misión imposible, hoy he intentado imitar a los Solettes rellenos de crema y bañados en cacao.  No son exactamente iguales, pero oye, igualmente están muy ricos.

En el bol de nuestro robot amasador ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla y el aceite.  Amasamos durante 5 minutos.  Añadimos la mantequilla poco a poco sin dejar de amasar. Una vez se haya integrado bien, amasamos entre 5 y 10 minutos más.

 

Tapamos el bol con un trapo y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño.

Pasado el tiempo, amasamos ligeramente y volvemos a dejarla reposar en el bol, tapada con papel film, durante toda la noche.

Al día siguiente, enharinamos la mesa de trabajo, sacamos la masa del bol y cortamos porciones de igual tamaño, de unos 45 gramos aproximadamente.

Nos enharinamos las manos y boleamos las porciones de masa.  Las vamos depositando en una bandeja forrada con papel de horno.

Una vez tengamos todas las bolitas hechas, las aplastamos ligeramente con los dedos y dejamos reposar en un lugar cálido un par de horas.

 

 

Ponemos a calentar un cazo con abundante aceite caliente.  Cuando éste alcance la temperatura de 160º/180º freímos las porciones de masa.  Como la masa es bastante pegajosa, lo mejor es que cortemos con unas tijeras el papel y lo echemos todo junto al aceite, éste se despegará por si solo.  Una vez dorado por los dos lados retiramos y dejamos sobre papel absorbente.

Preparamos la crema pastelera. Ponemos en un cazo la leche junto con la vaina de vainilla y llevamos todo a ebullición. Retiramos y reservamos.

En un bol incorporamos el azúcar, las yemas y la fécula de maíz y lo mezclamos todo con unas varillas hasta que quede bien integrado.

Sin dejar de remover, vamos incorporando poco a poco la leche y lo volvemos a poner a fuego lento hasta que espese.

Retiramos y dejamos enfriar cubierto por papel film o bien en la manga pastelera.Una vez fría la crema, procedemos a rellenar nuestros solettes.

 

Ahora vamos a preparar la cobertura de chocolate y para ello fundiremos el chocolate negro al baño maría. Cuando esté deshecho bañamos los solettes.

 

 

 

 

Ingredientes

• 500 g de harina de fuerza
65 g de azúcar
• 10 g de sal
• 15 g de levadura fresca
• 4 huevos
• La ralladura de medio limón
• 150 ml de agua
• 125 g de mantequilla pomada
• Aceite de girasol para freír

Para la crema pastelera:

½ l de leche entera
1 vaina de vainilla
125 g de azúcar
40 g de fécula de maíz
4 yemas de huevo

Para la cobertura:

400 g de chocolate negro de cobertura

Preparación

1. En el bol de nuestro robot amasador ponemos todos los ingredientes excepto la mantequilla y el aceite.  Amasamos durante 5 minutos.  Añadimos la mantequilla poco a poco sin dejar de amasar. Una vez se haya integrado bien, amasamos entre 5 y 10 minutos más.

2. Tapamos el bol con un trapo y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que duplique su tamaño.

3. Pasado el tiempo, amasamos ligeramente y volvemos a dejarla reposar en el bol, tapada con papel film, durante toda la noche.

4. Al día siguiente, enharinamos la mesa de trabajo, sacamos la masa del bol y cortamos porciones de igual tamaño, de unos 45 gramos aproximadamente.

5. Nos enharinamos las manos y boleamos las porciones de masa.  Las vamos depositando en una bandeja forrada con papel de horno. Una vez tengamos todas las bolitas hechas, las aplastamos ligeramente con los dedos y dejamos reposar en un lugar cálido un par de horas.

6. Ponemos a calentar un cazo con abundante aceite caliente.  Cuando éste alcance la temperatura de 160º/180º freímos las porciones de masa.  Como la masa es bastante pegajosa, lo mejor es que cortemos con unas tijeras el papel y lo echemos todo junto al aceite, éste se despegará por si solo.  Una vez dorado por los dos lados retiramos y dejamos sobre papel absorbente.

7. Preparamos la crema pastelera. Ponemos en un cazo la leche junto con la vaina de vainilla y llevamos todo a ebullición. Retiramos y reservamos.

8. En un bol incorporamos el azúcar, las yemas y la fécula de maíz y lo mezclamos todo con unas varillas hasta que quede bien integrado. Sin dejar de remover, vamos incorporando poco a poco la leche y lo volvemos a poner a fuego lento hasta que espese. Retiramos y dejamos enfriar cubierto por papel film o bien en la manga pastelera.

9. Una vez fría la crema, procedemos a rellenar nuestros solettes.

10. Ahora vamos a preparar la cobertura de chocolate y para ello fundiremos el chocolate negro al baño maría. Cuando esté deshecho bañamos los solettes.

 

 

 

 

Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Cargando...