ç Tarta de queso con mermelada al gusto - Dulcesol
AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar el funcionamiento y experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Receta fácil y deliciosa

Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Volver a Sweet Life

Tarta de queso con mermelada al gusto

Nina's Kitchen Menos de 30 minutos Dificultad: Fácil

Esta es una de las recetas más fáciles de preparar. La tarta de queso con mermelada no necesita horno y además se prepara en muy poco tiempo. Nuestra receta de tarta de queso está preparada con los bizcochos Bocaditos de Dulcesol, que le dan un toque único, más suave y delicado. Es una alternativa a la galleta que siempre triunfa.

Tarta de queso

Preparación de la tarta de queso Dulcesol:

Cortamos los Bocaditos Dulcesol por la mitad y forramos con ellos la base de nuestro molde evitando que quede ningún agujerito.

Una vez bien forrado, humedecemos con la leche.

Ponemos las gelatinas en remojo para que se vayan hidratando.

En un cazo calentamos la nata con el azúcar a fuego lento, cuando esté caliente (ojo, no debe hervir), añadimos las hojas de gelatina escurridas y removemos bien hasta que se deshagan.

Tarta de queso

Incorporamos el queso y removemos con unas varillas.  Cuando tengamos una mezcla homogénea la vertemos en el molde y lo introducimos en la nevera entre 2 o 3 horas.

Una vez tengamos la tarta cuajada ponemos la mermelada que más nos guste en su superficie.

Tarta de queso

 

Ingredientes

  • 8 Bocaditos Dulcesol
  • Un poco de leche (para humedecer el bizcocho)
  • 500 g de queso de untar
  • 400 ml de nata (35% MG)
  • 4 hojas de gelatina
  • 90 g de azúcar
  • Mermelada al gusto

 

Preparación

Cortamos los Bocaditos Dulcesol por la mitad y forramos con ellos la base de nuestro molde evitando que quede ningún agujerito.

Una vez bien forrado, humedecemos con la leche.

Ponemos las gelatinas en remojo para que se vayan hidratando.

En un cazo calentamos la nata con el azúcar a fuego lento, cuando esté caliente (ojo, no debe hervir), añadimos las hojas de gelatina escurridas y removemos bien hasta que se deshagan.

Incorporamos el queso y removemos con unas varillas.  Cuando tengamos una mezcla homogénea la vertemos en el molde y lo introducimos en la nevera entre 2 o 3 horas.

Una vez tengamos la tarta cuajada ponemos la mermelada que más nos guste en su superficie.

 

Apúntate a Sweet Life
Recibirás recetas y promociones exclusivas
 
Cargando...