AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar el funcionamiento y experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
  1. Estás en
  2. Portada,
  3. Grupo Dulcesol,
  4. 0% Grasas Hidrogenadas
Volver a Grupo Dulcesol

0% Grasas Hidrogenadas

Desde principios de 2010, los productos Dulcesol de pastelería, pan y cremas untables, únicamente incorporan aceites de soja, girasol y grasas vegetales no hidrogenadas, quedando libres de la presencia de ácidos grasos trans.

Muchos productos alimentarios como determinadas galletas, aperitivos o snacks, productos precocinados o de comida rápida que se comercializan, se fabrican empleando grasas vegetales hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas que en generalmente incorporan grasas trans.

Estas grasas, de origen vegetal, se obtienen a partir de un proceso denominado hidrogenación que les confiere unas propiedades adecuadas para la elaboración de alimentos. Durante este proceso se incorpora un elevado contenido de ácidos grasos trans que son especialmente dañinos para el corazón porque no sólo elevan los niveles de LDL -conocido como 'colesterol malo'-, sino que también provocan un descenso en el HDL o 'colesterol bueno', generando un efecto perjudicial para el organismo.

La constante preocupación por mejorar la calidad y fabricar productos más saludables, ha llevado a Dulcesol a suprimir completamente las grasas hidrogenadas en la elaboración de sus bollos, pasteles y coberturas de cacao y sustituirlas por grasas vegetales fraccionadas, que no contienen ácidos grasos trans.

Con esta medida, las únicas grasas que emplea Dulcesol son los aceites de soja o girasol y las grasas vegetales fraccionadas, por lo que los productos que elabora tienen un contenido de ácidos grasos trans inexistente.

Dulcesol se alinea de forma activa con la estrategia NAOS, promovida por las autoridades sanitarias, con el objetivo de sensibilizar a la población del problema que la obesidad representa para la salud y de impulsar todas las iniciativas que contribuyan a lograr que los ciudadanos, especialmente niños y jóvenes, adopten hábitos de vida saludables a través de una alimentación sana y la práctica regular de alguna actividad física.

Las empresas fabricantes de alimentos son una parte fundamental implicada en el éxito de este proyecto dado que, con sus decisiones, intervienen de manera directa en la elaboración de productos que contribuyen a una alimentación sana y, por lo tanto, pueden influir de forma positiva en la adopción de hábitos saludables.